¿Estas embarazada y sufres hinchazón de las piernas, tobillos, brazos, mano y/o cara? En el embarazo el cuerpo sufre un gran cambio tanto físico como hormonal por lo que el edema es enormemente frecuente.

El edema es casi siempre benigno y se debe aparentemente a la retención de sodio y agua producida por la secreción de hormonas. Otro factor etiológico muy importante es la obstrucción del retorno venoso y linfático procedente de las piernas, condicionado por el crecimiento del feto o del tamaño del útero.

Esto se ve reflejado en el aumento del perímetro de las piernas, sobre todo a nivel de pies y tobillos. Además, es frecuente sentir pesadez y cansancio de piernas, dolor, calambres, hormigueo…

Todas estas molestias se acentúan más en los últimos meses de embarazo y especialmente durante el verano, ya que es la época del año donde de por sí nuestro cuerpo suele padecer hinchazones debido a las altas temperaturas.

Hoy os proponemos el drenaje linfático para tratar esta dolencia. Hace algunas semanas os hablamos del beneficio de esta técnica. El drenaje se trata de una técnica manual que consiste en una serie de maniobras suaves, rítmicas de llamada de linfa y de movilización para ayudar a su reabsorción. Se utiliza principalmente cuando existe acumulación de líquido o edemas en los tejidos conectivos, ya que se encuentra alterado el sistema linfático, y es conveniente ayudar a liberar la carga del líquido acumulado, además se utiliza como técnica de relajación en músculos y articulaciones.

Algunos beneficios del drenaje linfático durante el embarazo son los siguientes:

  • Disminuye los edemas, aliviando de forma inmediata la pesadez y el cansancio de piernas.
  • Disminuye la presencia del dolor.
  • Se consigue un estado de relax y baja el estrés.
  • Ayuda a la eliminación de toxinas del cuerpo.
  • Mejora el aspecto de la piel, evitando la aparición de estrías.

Además, para conseguir resultados más óptimos es importante combinar esta técnica con la práctica de ejercicio moderado, como os hablamos en entradas anteriores.

A continuación, os dejamos una serie de recomendaciones para evita y/o disminuir la retención de líquidos:

  • Evitar el sobrepeso.
  • Mantener una alimentación sana.
  • Disminuir el consumo de sal y de productos procesados y envasados.
  • Mantener una buena hidratación.
  • No llevar ropa ajustada.
  • Actividad física diaria.
  • Elevar las piernas para disminuir el bloqueo venoso.

Si estas embarazada y sufres hinchazón en alguna parte de tu cuerpo, no dudes en ponerte en contacto con nosotras.

Koena Salud.

Fisioterapia, Podología y Nutrición.

Bilbao.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies