Talalgia (del latín talus y del griego álgos, dolor) es un dolor en el talón. Generalmente, entendemos como talalgia la aparición de un cuadro doloroso en la parte posterior del pie, tanto en su cara plantar como posterior o lateral. La talalgia más frecuente es la que se produce en la zona inferior del talón y que afecta al sistema aquíleo-calcáneo-plantar. El origen es muy variado y el diagnóstico diferencial es difícil, por lo que se debe hacer un examen completo de todo paciente que presente síntomas.

Clasificación según etiología:

  • Mecánicas: pueden ser traumáticas y microtraumáticas.
  • Sistémicas: tras nefropatías, colecistopatías, alteraciones neurológicas, etc.
  • Estáticas: por atrofia de tejido de almohadillado en pacientes tras largos períodos encamados.
  • Infecciosas: por ejemplo por blenorragia.
  • Inflamatorias: poliartritis crónica.
  • Alteraciones morfológicas locales.

Dentro de las alteraciones morfológicas locales concretamente en las afecciones del calcáneo (hueso del talón) encontramos el espolón calcáneo. El Espolón calcáneo es una calcificación en la inserción de origen de la fascia con el hueso calcáneo que por un exceso de tracción se ha inflamado, degenerado y ha creado tejido tipo hueso creando un saliente en el propio calcáneo. A través de radiografía se puede apreciar este saliente, aunque que exista Espolón calcáneo no significa que haya síntomas dolorosos, normalmente el dolor lo suele provocar la tensión e inflamación del tejido que se inserta en el Espolón calcáneo, la fascia plantar.

En ocasiones los pacientes con Espolón calcáneo presentan dolor incapacitante que obliga al paciente a cojear y evitar el apoyo del talón (supinando o caminando sobre la punta). Esto se debe a que se asocia edema o tumefacción en la zona, apreciándose dolor agudo a la presión selectiva sobre el tubérculo plantar interno del calcáneo.

Todas las afecciones del esqueleto del talón en general responde bien al tratamiento ortopodológico con plantillas de diseño especial para cada caso, ya sea solas o combinando con tratamiento o terapia antiinflamatoria: antiinflaamatorios no esteroideos AINES, antibióticos en caso de infección, medios electroterápicos como ultrasonidos, incluso infiltraciones con anestésicos locales o corticoides en casos más severos.

Así que ya sabéis, si presentáis este tipo de síntomas, no dudéis en poneros en contacto con nosotras.

Koena Salud, Fisioterapia y Podología.

Bilbao.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies