¿Tienes dolor en la planta del pie?¿o en el talón? Quizás no sepas que es posible que sufras una lesión llamada fascitis plantar. La fascitis plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar, una banda plana de tejido elástico (tejido fibroso tipo tendón pero con características similares al músculo) que se extiende desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la zona metatarsal, situada anterior a los dedos.

La fascia plantar tiene una función esencial en la marcha humana, en caminar, pues es una de las principales responsables de mantener el arco plantar, absorber y devolver la fuerza que se produce cuando el pie impaca contra el suelo. Además se encarga de proteger los huesos metatarsianos, ya que tienen gran impacto en la marcha y evita un exceso de flexión de los dedos.

El síntoma principal en la fascitis plantar es dolor en el talón, en su periferia o en el arco interno del pie. A veces es agudo, como escozor que irradia hacia el antepie, otras veces es difuso poco localible por la planta del pie. El dolor suele aparecer al apoyar el talón, sobretodo en frío como al levantarse por las mañanas o después de un período de descanso en sedestación.

La fascitis plantar puede asociarse con el espolón calcáneo, en el 50 % de las fascitis existe también espolón. El espolón es una calcificación en la inserción de origen de la fascia con el hueso calcáneo (hueso del talón) que por un exceso de tracción se ha inflamado, degenerado y ha creado tejido tipo hueso creando un saliente en el hueso calcáneo. A través de radiografía se puede observar este saliente. Que exista espolón no significa que haya síntomas de fascitis, lo que duele cuando estamos ante una fascitis es la fascia inflamada no el saliente óseo.

Prevención de la fascitis plantar

Para prevenir que aparezca fascitis plantar es importante el uso de un calzado adecuado para nuestro pie y para las actividades que realicemos, la suele debe tener un grosor de entre 2-4 cm, la horma del calzado adecuada a la anchura de nuestro pie, realizar estiramientos de la planta el pie y de los gemelos (ya que estos se insertan en el calcáneo, y tener tensión en ellos también puede generar dolor en la planta del pie), evitar caminar o correr durante periodos prolongados sobre superficies muy duras, en el caso que sea necesario el uso de plantillas personalizadas (como en pies planos o pies cavos).

Tratamiento de elección: podología con fisioterapia

Cuando ya existe fascitis plantar es fundamental una valoración inicial podológica, valorar la huella plantar, la pisada y la manera de caminar para saber si debemos pautar una ortesis plantar (plantilla) personalizada. En esta valoración, en el caso que creamos conveniente derivaremos al fisioterapeuta el que incluirá en su tratamiento técnicas para relajar los tejidos del pie y disminuir la inflamación de la fascia, como masoterapia, punción seca, acupuntura, ultrasonidos, técnicas osteopáticas… También son fundamentales desde el día 1 los estiramientos de la planta del pie, de gemelos y sóleo, además de progresivamente realizar ejercicios específicos para el fortalecimiento de las plantas de los pies.

Ya conocéis un poco más sobre esta lesión tan común, si os queda alguna duda o quereís preguntarnos algo sobre vuestro caso concreto no dudéis en escribirnos, pinchando aquí.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies