La Tendinitis Aquílea es una lesión por sobrecarga del tendón de Aquiles, banda de tejido que conecta los músculos de la parte inferior de la pierna (gemelos y sóleo) con el hueso del talón.

El tendón de Aquiles es el más potente del cuerpo humano, está formado por los gemelos y sóleo, la función principal de este tendón es la flexión plantar del tobillo y propulsarnos en la marcha al caminar, correr o saltar.

La Tendinitis Aquílea ocurre con mayor frecuencia en corredores que aumentan la intensidad o la duración de sus carreras de manera repentina. También es frecuente en personas de mediana edad que practican deporte solo los fines de semana. También puede ocasionarse por defectos de la pisada, cómo pronación excesiva (mayor apoyo en el borde interno del pie) o por el uso de calzado inapropiado, como zapatos muy planos sin apenas tacón.

El objetivo inicial en el tratamiento será una recuperación estructural, relajando la musculatura y tendón, progresivamente estiramientos con el objetivo de devolverle flexibilidad a ese tejido y paulatinamente trabajar la fuerza perdida en el tendón. Técnicas como la masoterapia, el drenaje linfático manual, estiramientos específicos de gemelos y sóleo, aplicación de electroterapia tipo TENS o ultrasonidos, cuando tolere se podrá aplicar masaje transverso profundo directo en el tendón combinando con estiramientos pasivos y activos-pasivos, combinando con técnicas osteopáticas de desbloqueo de las articulaciones del pie y tobillo, técnicas miofasciales de todo el miembro inferior, punción seca en gemelos y sóleo, acupuntura en el propio tendón de Aquiles… El tratamientos que más ha demostrado su eficacia en recuperar el tendón con este problema es el ejercicio excéntrico (a diario, durante mínimo 6 semanas) y con cargas progresivas. Actividades deportivas que se pueden tolerar pueden ser la piscina y la bicicleta.

En las primeras fases se recomienda reposo e inmovilización controlada con un vendaje elástico (u órtesis específica), asociándolo con una elevación del tacón del calzado unos 2 cm para relajar el tendón al menos 1-2 semanas. Además se pauta reposo deportivo entre 2-4 semanas (y hasta 3 meses según el caso y el deporte realizado).

En casos de tendinopatías aquíleas crónicas severas en el que hay engrosamiento de tendón o nódulos el tratamiento a pautar es de fisioterapia invasiva como EPI o EPTE en el que se usa aguja con electricidad para quitar adherencias y reorganizar las fibras propias del tendón.

Si queréis saber más sobre como tratamos esta patología o si os queda alguna duda podéis escribirnos.

Koena Salud

Fisioterapia, Osteopatía, Podología y Nutrición

Bilbao

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies