¿Te notas las piernas hinchadas, pesadas o cargadas?¿Conoces el drenaje linfático manual?Es posible que tu sistema linfático que contribuye al drenaje del organismo no esté trabajando correctamente. En casos de disfunción y de formación de edema, el drenaje linfático manual (DLM) nos puede ayudar a favorecer la circulación de retorno.

El edema es el resultado del desequilibrio entre el aporte de líquido producido por la filtración a través de los capilares sanguíneos y el drenaje de este mismo líquido. El estado de equilibrio, es decir, el estado fisiológico, se alcanza cuando las vías linfáticas son suficientes para evacuar el líquido aportado por la filtración, hay una renovación constante. Si no hay obstrucción, no hay edema.Existen dos tipos de edemas:

-Vascular: Cuando el aporte de líquido filtrado es más importante, y como consecuencia el sistema de drenaje no aumenta, se produce el desequilibrio entre la filtración y la evacuación, los tejidos se llenan de líquido, la presión intratisular crece y la piel se distiende, el tejido estará hinchado y aparece el edema. Pueden ser producidos por varices (dilataciones de los vasos, las válvulas de retorno son  menos eficaces), flebitis (el vaso está dilatado y  las válvulas pierden eficacia) o insuficiencia cardíaca (debilitado el retorno venoso).

-Linfático: Cuando la red de evacuación es insuficiente, mientras que el aporte por filtración es normal. El edema se instala, se organiza y pasa a ser fibroso, las posibilidades de evacuación dependerán de su grado  de evolución. Pueden ser producidos por agenesia (defecto en el desarrollo) hereditaria o adquirida, hipoplasia (disminución de la actividad linfática) hereditaria o adquirida, traumatismos, cirugías u obstrucción linfática (de origen infeccioso, neoplásico, post-operatorio, después de irradiaciones con rayos X…).

Incluso los edemas pueden ser mixtos, es decir, que tengan varias causas comunes de edema vascular y linfático. Una buena historia clínica y exploración nos ayuda descubrir de donde proviene. El drenaje linfático manual es la técnica de elección para estos casos, que cosiste en una serie de maniobras suaves, rítmicas de llamada de linfa y de movilización para ayudar a su reabsorción. En nuestros tratamientos lo combinamos con masaje circulatorio o presoterapia, para obtener grandes resultados.

El Drenaje Linfático Manual también puede realizarse en miembros superiores, brazos, abdomen, cuello y cara. Os hablaremos de ello en otro post.

¡Cualquier duda, escribidnos!

Koena Salud, Fisioterapia- Podología

Bilbao

Fotografía realizada por Kepa Añibarro

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies