La Reflexología Podal es una terapia natural que estimula el organismo para que éste realice su propio proceso de curación, lo hace a través de la estimulación manual de las zonas reflejas de los pies. En cada pie existen más de 5.000 terminaciones nerviosas. La Reflexología podal favorece la relajación de los tejidos y de la persona en general, mejora los impulsos nerviosos y activa la circulación sanguínea.

Beneficios de la Reflexología Podal:

  • Ayuda a desechar toxinas por las vías naturales de eliminación.
  • Activa la circulación sanguínea y linfática.
  • Reduce tensiones de los tejidos de los pies.
  • Alivia del estrés.
  • Estimula la producción de endorfinas, hormonas capaces de funcionar como analgésicos naturales que alivian tensiones corporales.

Los dos pies forman una sola unidad y juntos reflejan a la persona. Cada órgano tiene su correspondiente zona refleja que se superpone de la misma manera que lo hacen los órganos del cuerpo. Los órganos que se alojan en la mitad derecha del cuerpo se reflejan en el pie derecho y los de la mitad izquierda en el pie izquierdo. Los que existen por pares, se encuentran en los dos pies.

La Reflexología Podal está indicada para:

  • Sobrecargas musculares, deformaciones posturales, tensiones musculares…
  • Rigideces en las articulaciones del pie.
  • Molestias digestivas, estreñimiento…
  • Dismenorrea.
  • Trastornos linfáticos o circulatorios.
  • Artritis o artrosis.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies