Somos muchas las mujeres que durante la menstruación sentimos dolores o molestias. Ese dolor pélvico intenso en la zona abdominoperineal y lumbar se denomina Dismenorrea primaria. Por norma general suele comenzar 48 horas antes de la menstruación y suele persistir de 48 a 72 horas. Se trata de un dolor de características incapacitantes, que normalmente requiere de administración de antinflamatorios o analgésicos para poder seguir realizando las actividades diarias con normalidad.

La epidemiología varía, pero son aproximadamente el 60% de las mujeres en edad fértil que padecen de dismenorrea primaria. Para conocer un poco más esta dolencia, hay que diferenciar entre dismenorrea primaria y secundaria:

  • Dismenorrea primaria:

No hay causa anatómica u orgánica identificable. El dolor se acompaña en la mitad de los casos de otros síntomas, tales como: dolor de cabeza, diarrea, calambres en abdomen, piernas, dolor en la espalda, náuseas, y vómito. El dolor casi siempre comienza unas horas antes iniciarse el flujo menstrual y suele prolongarse de horas a días, por lo general no más de dos días.

  • Dismenorrea secundaria:

Si hay patología ginecológica, como por ejemplo Endometriosis, Miomas, uso de DIU… El dolor inicia al momento de iniciar el sangrado u horas después de presentarse éste, suele prolongarse durante el periodo de menstruación y no se acompaña de molestias a otro nivel.

Durante la menstruación se producen en el útero una serie de contracciones mediadas por un aumento en la secreción de las hormonas prostaglandinas. La vasoconstricción y contracción muscular llevan a la isquemia y dolor.

Tradicionalmente para el tratamiento de la dismenorrea primaria, las mujeres han recurrido a la toma de fármacos, siendo los anticonceptivos orales y los antinflamatorios los más comunes, lo que alivia el dolor de manera momentánea y superficial puesto que el problema real no se soluciona, una regla normal no debe ser dolorosa. Por lo que si padecéis dolor durante la menstruación, es importante acudir al ginecólogo, quién determinará la causa del mismo, y de qué tipo de dismenorrea se trata, primaria o secundaria.

¿Qué puede hacer la fisioterapia por mí?

Una vez determinadas las causas, en caso de tratarse de una dismenorrea primaria, los objetivos principales serán anular el dolor y sus síntomas asociados. Para ello, primero debemos realizar una valoración del suelo pélvico individual y personal y poder determinar el tratamiento que necesita la persona, según el caso. Algunos de los motivos pueden ser inestabilidad lumbo-pélvica, puntos gatillo de la región abdominal, mucha tensión muscular de la región lumbo-sacra….

Algunas de las técnicas que podemos utilizar en fisioterapia para el tratamiento de dismenorrea primaria, son:

  • Inducción miofascial de la región lumbo-pélvica y diafragma.
  • Ejercicio terapéutico para estabilizar la región lumbo-pélvica.
  • Drenaje linfático manual, presoterapia.
  • Vendaje neuromuscular, el cual tiene un efecto analgésico local. Para realizar el vendaje neuromuscular hay diferentes técnicas, normalmente se hace una aplicación en la zona abdominal baja y otra en la zona lumbo-sacra.
  • Indiba

Una de las claves para resolver el dolor de menstruación es revisar la alimentación, eliminar ultra-procesados ya que regulan peor la inflamación y, por supuesto, el ejercicio físico es un gran aliado para disminuir el dolor menstrual.

Si padecéis dismenorrea primaria o algún otro dolor menstrual o a nivel pélvico, no dudéis en pedir vuestra cita para una valoración y empezar a solucionar el problema.

Koena Salud

Bilbao

 

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies