El artículo de hoy nos ayudará a comprender el importante efecto analgésico que tiene el ejercicio para la artrosis, además de los beneficios que nos puede aportar en cuanto al fortalecimiento muscular.

En numerosas ocasiones nos podemos encontrar con dolores persistentes debido a artrosis y cambios degenerativos en la articulación de la rodilla. Tratamos de controlar el dolor lo mejor que podemos con fármacos y reposo, pasando por alto muchas veces que nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de los efectos del movimiento.

Entre las patologías que pueden beneficiarse del ejercicio están también aquellas cosas que cursan con afectaciones del cartílago de la propia articulación de la rodilla.

Estudios revelan que el ejercicio es capaz de disminuir tanto el dolor como la disfunción (a nivel de rodilla) en personas con artrosis, independientemente de la edad, sexo, hallazgos radiológicos o dolor inicial.

A día de hoy también sabemos que tanto el ejercicio aeróbico como el ejercicio de fuerza y el entrenamiento de rendimiento (performance exercise) son beneficiosos en cuanto a la percepción del dolor de rodilla. Es aconsejable que el programa de ejercicio se centre en uno de los tres objetivos mencionados, o bien el entrenamiento de fuerza (sobre todo del aparato extensor de la rodilla), el entrenamiento aeróbico, o bien el entrenamiento centrado en la ejecución de determinados movimientos o gestos.

Si se deseara cambiar varios de estos tipos de entrenamiento, sería recomendable hacerlo en días o sesiones distintas, debido a los diferentes tipos de metabolismo celular muscular que conlleva cada uno de ellos.

¿Cómo hago ejercicio de manera segura si tengo artritis?

Aprender cómo puede hacer ejercicio de manera segura y disfrutar los beneficios de hacer más actividad física con los consejos S.M.A.R.T. siguientes.

  • Siempre comenzar con poco y aumentar de a poco.
  • Modificar la actividad cuando los síntomas de artritis aumenten, intentar mantenerse activo.
  • Hacer Actividades que no impliquen esforzar las articulaciones.
  • Reconocer lugares que sean seguros y formas de estar activo.
  • Tratar las dudas con un profesional de la salud o especialista en actividad física certificado.

Si padecéis artrosis, dolores de rodilla de larga duración u os gustaría realizar un trabajo un poco más activo de vuestras piernas, no dudéis en consultarnos.

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies