Hoy hablamos de la importancia de la escápula en el dolor cervical crónico, somos muchas las personas que padecemos de dolores persistentes que se alivian, pero no llegan a desaparecer completamente o son recurrentes.

Para entender nuestro dolor es necesario que ampliemos nuestra visión algo más allá del propio cuello y consideremos una estructura muy importante, relacionada con la columna cervical y dorsal: la escápula.

Hoy sabemos que la estática y sobre todo, la dinámica de las escápulas son fundamentales para un correcto movimiento cérvico-dorsal. Ambas regiones se encuentran anatómicamente y funcionalmente unidas por un soporte mínimo de estructuras pasivas osteo-ligamentosas y fuertemente unidas por un soporte mayor de estructuras musculares activas.

Por ello, cualquier alteración del equilibrio entre los distintos grupos musculares puede generar una discinesia o alteración del movimiento escapular que afecta directamente a la columna cervical y puede hacer que nuestras molestias se vuelvan persistentes en el tiempo.

Centrémonos en la posición de la escápula en el espacio. La escápula tiene una orientación y una posición tridimensional concretas en el espacio. Esta depende del tono de los músculos que insertan en ella.

Hay ciertos grupos musculares que tienden a tener un tono más reducido (por diferentes causas, como malas posturas mantenidas), como son:

  • Trapecio inferior
  • Serrato anterior

Por el contrario, hay otros grupos musculares que tienden a tener un tono más elevado:

  • Trapecio superior.
  • Pectoral mayor y menor.
  • Elevador de la escápula
  • Romboides
  • Bíceps braquial

Estos desequilibrios, además, suelen acompañarse de alteraciones en la musculatura cervical. Es frecuente observar excesos de tensión en los escalenos, y debilidad o falta de fuerza en la musculatura flexora profunda del cuello.

Para reestablecer una correcta ficción cervical-dorsal y escapular será necesario, por tanto, fortalecer la musculatura con falta de fuerza, y reeducar y relajar aquellos grupos que presentan un exceso de activación.

Esto lo podemos hacer de múltiples formas: con ejercicios específicos cervicales o de tronco, ejercicios de fortalecimiento para los brazo, pilates, terapia manual, RPG, educación e higiene postural, etc.

¿Os quedan dudas o inquietudes acerca de la importancia de la escápula en el dolor cervical crónico?

¡Contactanos!

Koena Salud, Fisioterapia, Podología y Nutrición.

Bilbao.

 

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies