El pie plano es un pie que presenta una bóveda plantar con menos altura de lo normal. Por lo general se acompaña de un aumento de la anchura de la zona del mediopié, debido a la caída del arco interno del pie, lo que da el aspecto de pies plano. Aunque pueden provocar dolor, con un buen tratamiento permites hacer una vida normal. Eso sí, será necesario acudir a un especialista para saber que tipo de pie plano se trata y cuál será el mejor tratamiento.

Además del aspecto, pueden aparecer diversos síntomas:

  • Dolor en la musculatura de la zona interna de la pierna: Al estar trabajando muy forzado, debido a que el pie cae hacia dentro, puede producir tendinitis.
  • Dolor en el dorso al hundirse el pie: Los huesos en la zona dorsal por arriba se pellizcan y se pueden producir piros artrósicos.
  • Molestias en estructuras cercanas del miembro inferior: Alteración en la alineación de las rodillas/ tobillos provocando molestias al caminar o estar bipedestación en estas zonas.
  • Mala postura de la espalda: Se asocia con el pie plano mayor actitud cifótica porque se tiende a ir echando hacia delante.

Como curiosidad os comentamos que todos nacemos con los pies planos, pero lo normal o fisiológico es que sea un pie plano flexible y que el crecimiento del niño, se corrija. No obstante, también puede pasar que en adultos con pie normal se desarrolle un pie plano a causa de una disfunción del tibial posterior. En este caso este músculo que sujeta el arco interno del pie deja de trabajar provocando que el pie cada vez se caiga más hacia dentro.

Para el correcto diagnóstico de esta patología, desde la podología realizaremos la exploración biomecánica y análisis de la huella plantar y estudio de la marcha. Será importante diferenciar su estamos ante un pie plano flexible o un pie plano rígido.

  1. Test de Jack: Consiste en subir el dedo gordo del paciente, tiene que aparecer el arco interno, si no es así, es positivo (+).
  2. Meel Rise test: Al ponerse de puntillas, tiene que aparecer el arco y el talón irse hacia fuera, si no es así, es positivo (+).

En el caso de que ambos test sean negativos, estamos ante un pie plano flexible (esto suele darse en niños y suele corregirse). Si ambos test son positivos se trata de un pie plano rígido.

El pie plano rígido puede venir por 2 causas: que el astrágalo esté verticalizado o que exista coalición tarsal. En estos casos será muy importante valorar y pautar una buena plantilla personalizada, que disminuirá los síntomas que pueda conllevar este tipo de pies. Los tratamientos siempre va a ir asociados a ejercicios tanto de estiramiento como de potenciación.

Si necesitáis saber más o tenéis cualquier pregunta no dudeis en poneros en contacto con nosotras.

Koena Salud

Fisioterapia, Podología y Nutrición.

Bilbao.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies