El dolor de hombro es una condición muy frecuente en nuestra vida diaria. En este artículo os hablaremos sobre el abordaje del dolor en la bursitis de hombro. Como bien sabemos, el origen de la molestia puede ser muy variable, debido a la cantidad de estructuras presentes en el hombro, a su comprometida biomecánica, a su compleja inervación y a sus numerosas conexiones anatómicas.

En este artículo hablaremos del dolor ocasionado por la bursitis de hombro.Se habla del término <<bursitis>> en aquellos casis en los que existe una inflamación de una bursa. ¿Qué son las bursas? Las bursas son pequeñas bolsas aplanadas de tejido conectivo, ubicados en múltiples partes del cuerpo, entre hueso y músculo, o hueso y tendón. Su función consiste en disminuir la fricción entre estas estructuras y mejorar su deslizamiento durante los movimientos que realizamos. ¿Por qué se produce una inflamación de una bursa? Es frecuente que aparezca una bursitis en aquellas partes del cuerpo que realizan movimientos de forma repetitiva, sin respetar ciertos periodos de recuperación. Aunque esta sea la causa más frecuente, también existen otros factores que puedan ocasionar una bursitis en el hombro, como la artritis reumatoide, los golpes o caídas sobre el hombro, un exceso de actividad física/entrenamiento, etc.

Cuando dicha bursa se inflama, se produce un aumento de liquido en su interior. Este liquido es visible mediante ecografía, percibiendose una imagen más anecoica en la región bursal.

¿Como podemos prevenir la bursitis de hombo?

Para prevenir dicha afectación debemos eliminar la causa asociada. Adquieren importancia factores como la postura, fuerza y elongación muscular, estabilidad escapular etc. Estos factores pueden mejorar considerablemente con tablas de ejercicios específicos, pautado por un/a fisioterapeuta.

¿Y si ya padezco de una bursitis en la articulación del hombro?

En tal caso, el tratamiento irá enfocado a reducir la inflamación de dicha estructura en un primer momento. Para ello podemos emplear numerosos recurso; como: movilizaciones articulares, tratamiento con Indiba Activ, taping, etc. Sin embargo, una vez superada la fase inflamatoria, será necesario realizar una reducación muscular orientada a reestablecer el ritmo escápulahumeral fisiológico y un trabajo de recentralización (recentrar) de la cabeza humeral. Deberán tenerse en cuenta siempre también la correcta dinámicaa de la región cervica-dorsal, así correctamente la funcionalidad del hombro.

¿Sufres de dolor en el hombro o piensas que podrías estar padeciendo una bursitis? Ponte en contacto con nosotras!

Fisioterapia, Osteopatia, Podología y Nutrición.

Bilbao.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies