A día de hoy sabemos que la articulación temporomandibular (ATM) y la oclusión dental están íntimamente relacionados con la postura, tanto en la estética, como en la dinámica. Recordemos que, junto a otros elementos, como el ojo, el oído, las cervicales y los pies, la ATM juega un papel propioceptivo fundamental en el mantenimiento de un buen equilibrio postural. Las alteraciones de a ATM pueden provocar cambios posturales, así como inversamente la postura influye sobre la posición relativa de la mandíbula.

Veamos cómo pueden producirse este tipo de alteraciones a través de algunos ejemplos:

  • Musculatura masticatoria: Tensiones elevadas a nivel de la musculatura masticatoria (maseteros, ptirogoideos, temporales), así como las asimetrias musculares, pueden generar cambios en la posición del cráneo y las cervicales, proyectandolas hacia delante y pudiendo generar dolor en dichas zonas. Asimismo, puede verse afectada la posición de las escápulas y la columna dorsal, provocando una antepulsión de los hombros. D esta forma puede aparecer debilidad de la musculatura estabilizadora de la escápula y de la musculatura profunda cervical.
  • Alteraciones oclusales. Se han estudiado también diferentes actitudes posturales en función del tipo de oclusión, o en caso de patología, maloclusión:
    • La maloclusión de clase II cursa con restrognasia mandibular y una actitud postural anterior, el centro de gravedad es proyectado hacia delante, generando mayor activación de la cadera miofascial posterior.
    • La maloclusión de clase III cursa con prognasia mandibular y una actitud postural posterior, generando mayor activación de la cadera miofascial anterior.
  • Alteraciones de la lengua. La lengua es señalada por varios autores como otro importante elemento sensitivo dentro del control postural. Su función cobra gran importancia en etapas del desarrollo infantil y en la morfología de la articulación temporomandibular. Sin embargo, es importante entender que la cadena lesional puede presentarse de forma descentrada (ATM altera la postura) o de forma ascendente (postura afecta a la ATM).

De esta forma podremos determinar si los trastornos de la articulación temporomandibular constituyen la causa o bien la consecuencia del problema y podremos abordarlo de la mejor manera.

Tratamiento

Para el tratamiento de los trastornos posturales asociados a alteraciones mandibulares recomendamos realizar un trabajo postural global con el fin de amenizar y equilibrar las tensiones que pueden existir a nivel de tronco y sobre todo, miembro superior, cabeza y cuello.

Para complementarlo, proponemos una reeducación postural de la esfera oral, corrigiendo la posición kingual, favoreciendo una respiración nasal, así como eliminando mediante terapia manual las tensiones que pueden existir a nivel de la ATM y estructuras relacionadas.

¿Os quedan dudas o inquietudes acerca del tema?

¡Contactar con nosotras!

Koena Salud, Fisioterapia, Podología y Nutrición.

Bilbao.

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies