La capsulitis retráctil, también conocida como “hombro congelado”, es una afectación de la capsula articular del hombro. Se caracteriza por la presencia de inflamación y retracción de dicha capsula articular y ligamentos del hombro , generando dolor intenso, rigidez y limitación del movimiento.

La capsulitis retráctil suele presentarse de forma unilateral, sobre todo en mujeres, y suele tener una duración prolongada hasta su completa recuperación, hasta 1-2 años. Su recuperación es espontanea, pero suele ser incompleta, pudiendo quedar secuelas de dolor o rigidez. Es por ello que es especialmente importante abordar la lesión en un estadio temprano, lo antes posible, para minimizar al máximo dichas secuelas:

El transcurso de la lesión se divide en tres fases principales:
  • FASE I: Fase aguda o inflamatoria. Esta primera fase se caracteriza por la aparición de dolor e inflamación en la región del hombro , de duración variable ( 2 – 8 semanas). Como consecuencia del dolor se genera una limitación de la movilidad del hombro.
  • FASE II: Fase distrofica. En esta segunda fase el dolor del hombro disminuye y se instaura la retracción de la capsula articular, generando una rigidez del hombro y dolor a la movilización. Esta fase puede prolongarse hasta los 6 meses.
  • FASE III: Fase atrófica o fase de secuela. En esta tercera fase se produce un alivio gradual espontaneo, aunque no siempre completo, del dolor y de la amplitud del movimiento.

Es imprescindible abordar una capsulitis retráctil lo antes posible para evitar la aparición de secuelas en la Fase III y acelerar el proceso de recuperación de la lesión.

Lo ideal seria empezar con el proceso de rehabilitación directamente en la Fase I, aunque podremos abordar la lesión en cualquiera de sus estadios.

La fisioterapia será nuestra aliada para optimizar la recuperación mediante diferentes técnicas.
  • Movilizaciones y técnicas articulares de hombro, espalda y cuello.
  • Técnicas musculares y miofasciales.
  • Terapia antinflamatoria: Indiba Activ, técnicas de drenaje, bombeos…
  • Ejercicios de movilización y estiramiento, posteriormente también de fortalecimiento y tonificación.
  • Reducción postural

 

No te quedes con ninguna duda y ponte en contacto con nosotras.

Koena Salud.

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies