Una de las técnicas más efectivas y por lo tanto que más utilizamos en el tratamiento de patologías son las técnicas de Inducción Miofascial, que van dirigidas a tratar un tejido muy extenso del cuerpo como es el tejido fascial. A continuación intentaremos explicar de una manera clara en qué consiste y cual es su importancia para el cuerpo, empezando por explicar que es la fascia.

¿Qué es la fascia?

Bien el tejido fascial, esta formado por tejido conectivo denso e irregular, presente en aponeurosis, cápsulas articulares, envolturas musculares, ligamentos, tendones.. y por otro lado por tejido conectivo laxo, que aporta separación entre células y que esta profundamente hidratado.

¿Que función tiene el Sistema Miofascial?

La primera seria una función estabilizadora y de limitación de movimientos, así como la transmisión de fuerzas. Protección de estructuras internas, lubricación y control de movimientos, ya que sin un sistema Miofascial libre no puede haber un correcto movimientos muscular. La fascia esta adherida al la piel en su parte interna, por lo cual cuando movemos la piel, necesariamente movemos el tejido fascial superficial. Además este tejido tiene gran resistencia y una capacidad de adaptación  a la compresión por lo que absorben cualquier tipo de impacto, siendo el encargado de memorizar la forma del tejido.

¿Cuando usar Técnicas de Inducción Miofascial?

Cuando el Sistema Miofascial tiene cualquier tipo de lesión que repercute en el resto de estructuras o a si mismo. Por ejemplo cuando hay una cicatriz debemos tratar con técnicas miofasciales para ayudar a una correcta orientación de las nuevas fibras, ya que el orden y la elasticidad es fundamental para que el nuevo tejido funcione adecuadamente. El tejido también se puede sobre cargar consecuencia de malas posturas o de mucho tiempo de inmovilidad, todo lo que no tiene movimiento en el cuerpo se atrofia. Y por último también interfieren los procesos de acidificación del cuerpo teniendo una relación directa con la nutrición, el sedentarismo y los malos hábitos diarios.

¿Cómo realizamos las Técnicas de Inducción Miofascial?

La forma correcta de realizar cualquier técnicas Miofascial, es primero realizar una correcta anamnesis y valoración. Comprobar el movimiento, la estabilidad y las sensaciones del tejido, así conseguimos focalizar nuestro tratamiento, haciendo que el tiempo de recuperación se acorte. Las técnicas van a depender de la dirección del tejido y de la profundidad del mismo, pero siempre empezaran realizando una compresión y una tracción suave, suele ser muy agradable y muy bien tolerado por los pacientes.

Los fisioterapeutas que realizamos este tipo de técnicas estamos muy concentrados durante la realización de las mismas, ya que notar el movimiento del tejido profundo requiere mucha sensibilidad de las manos, algunos pacientes pueden notar un movimiento sutil en diferentes zonas del cuerpo ya que como hemos explicado el tejido es global, mientras que otros pueden no notar nada. Lo importante es que el fisioterapeuta note como el tejido fascial cambia, con ello estaremos consiguiendo cambios a largo plazo y una mejora muy importante del motivo de consulta del paciente. Para cualquier consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotras.

Koena Salud, Fisioterapia y Podología

Fotografía realizada por Kepa Añibarro

Bilbao

 

 

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies