En el articulo de esta semana nos gustaría hablaros de la troncanteritis y las causas más comunes que la desarrollan, ya que es una patología muy extendida y poco sabida. Para ello, comenzamos explicando que se denomina comúnmente troncanteritis al dolor localizado en la cara lateral de la cadera, donde se sitúa el trocánter mayor. La terminación “-itis” nos señala que una lesión tiene un origen inflamatorio. Sin embargo, el dolor trocantéreo no siempre cursa con una una inflamación local.

La aparición del dolor en la cara lateral de la cadera puede tener múltiples orígenes, por lo que podríamos hablar de un síndrome más que de una lesión propiamente dicha. Veremos a continuación cuáles son las principales causas.

Causas:

  • Inflamación: Cuando la zona lateral de la cadera presenta inflamación, efectivamente hablamos de una troncanteritis, que a su vez recibe el nombre de bursitis trocantérea. En dicho caso la Bursa o tejido conectivo que protege el trocánter mayor, presenta liquido y cursa con inflamación (dolor, rubor, calor)
  • Tensión muscular: Son muchos los músculos que, cuando presentan puntos gatillo o tensiones miofasciales, provocan un dolor irradiado hacia la zona lateral de la cadera. Entre ellos encontramos la musculatura pelvi-trocantérea (piramidal, glúteos…) el psoas iliaco, el tensor de la fascia lata, el cuadrado lumbar, etc.
  • Columna lumbar: Las afectaciones de la columna lumbar y dorsal baja también son una posible causa del dolor trocantéreo. Pues es de esta zona de la columna desde donde nacen los nervios que inervan las extremidades inferiores. Por lo tanto, cualquier afectación de una estructura lumbar puede precipitar dolor en la cara lateral de la cadera: Discopatías, bloqueos articulares, pinzamientos nerviosos, etc.
  • Origen visceral: Cuando el dolor en el trocánter no responde a un estímulo mecánico y se produce de forma aparentemente aleatoria, puede darse el caso de que sea debido a un dolor referido visceral. Estos dolores suelen responder a los ritmos circadianos de cada víscera en particular.

Además de estas causas enumeradas, al tratar una troncanteritis también deben contemplarse también factores como la alimentación, el descanso, el nivel de estrés y las emociones de cada persona, las cuales tienen un papel fundamental ante la presencia de cualquier dolencia.

Es fundamental acudir a un fisioterapeuta que pueda ayudarnos a identificar la causa de nuestro dolor de trocánter y que pueda guiarnos en la recuperación. Si padecéis este tipo de dolencia o tenéis alguna duda sobre la troncanteritis o cómo tratarla, no dudéis en poneros en contacto con nosotras.

KOENA SALUD

BILBAO

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies