La Movilización Pélvica en el embarazo es otro de los pilares fundamentales que ofrece la fisioterapia en el preparto. Ya que una pelvis móvil es una pelvis libre, que favorece las contracciones y relajaciones de la musculatura interna. Al igual que ayuda tanto en la dilatación como en el expulsivo. A continuación os explicaremos los movimientos que realiza la pelvis y su importancia.

Empezaremos hablando del movimiento de los huesos de la pelvis:

  • Los Ilíacos: se pueden mover de forma conjunta o de forma individual.
    • Anteversión: es el movimiento por el cual las crestas ilíacas van hacia anterior, lo que conlleva que el pubis se aleje del ombligo.
    • Retroversión: es el movimiento por el cual las crestas ilíacas van hacia posterior, lo que conlleva que el pubis se acerca al ombligo.
    • Apertura: la distancia entre las dos crestas iliacas aumenta.
    • Cierre: la distancia entre las dos crestas ilíacas disminuye.
  • El sacro tiene mucho movimiento, rotaciones, torsiones… pero en el momento del parto lo que más nos interesan es:
    • Contranutación: la parte más alta del sacro retrocede a la vez que los ilíacos se abren para aumentar el diámetro del estrecho superior.
    • Nutación : el coxis va hacia posterior y los isquiones se abren para favorecer la última parte del expulsivo.

Por lo tanto tenemos que saber que la pelvis es un conjunto de articulaciones con gran movimiento, que está diseñada para facilitar en todo momento el parto.

Desde la fisioterapia podemos ayudar a mejorar la Movilización Pélvica fisiológica a través de ejercicios o posturas, que se pueden realizar tanto en la dilatación,como en el expulsivo.

Para mejorar la Movilización Pélvica en la dilatación buscaremos que todos los ejercicios que realicemos sea con las piernas y las rodillas lo más abiertas posibles, ya que esto produce que la parte superior de la pelvis se abra. Lo que facilita que el bebé se coloque bien y pueda comenzar a descender de forma adecuada. Con estos ejercicios también buscaremos la ayuda de la gravedad para aumentar cuando sea necesario el movimiento. Recordad que los ejercicios de Movilización Pélvica los podéis realizar solas o con alguien que os ayude y os guíe en el movimiento. Hasta que no decidáis poner la epidural todos los rangos de movimiento están libres y se pueden trabajar tanto de pie, en cuadrupedia, sentada en pelota o tumbada.

En cuanto a la Movilización Pélvica en el expulsivo es un poco más complejo ya que interfieren dos factores fundamentales, si tenemos puesta la epidural y la posición en la que estemos dando a luz. Básicamente debemos buscar el movimiento contrario que en la dilatación, que las rodillas se dirijan hacia la parte interna para favorecer la separación de los isquiones, fundamental en el último tramo del expulsivo para evitar lesiones tanto a la madre como al bebé.

La pelvis cuenta con mucho movimiento, el cual durante el parto se produce de forma fisiológica. Nosotras podemos practicar para tener más opciones y mayor control del movimiento en el momento del parto. Para cualquier duda contactar siempre con fisioterapeutas especializados en suelo pélvico.

Koena Salud, Fisioterapia y Podología.

Bilbao.

 

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies