En el artículo de hoy os vamos a hablar de las meniscopatías o lesiones meniscales. Los meniscos son estructuras cartilaginosas situadas en medio de la articulación de la rodilla, entre la tibia y el fémur. Existe un menisco medial (parte interna de la rodilla) y otro lateral (parte externa) y tienen forma semilunar.

Las principales funciones del menisco son:
  • Subsanar las incongruencias de las superficies articulares de la rodilla
  • Aumentar la profundidad de la superficie relativamente plana de la parte superior de la tibia
  • Repartir el peso corporal de manera uniforme
  • Prevenir lesiones degenerativas en la propia articulación
  • Soporta alrededor del 40% de la carga que recibe la articulación

Las meniscopatías o lesiones meniscales constituyen una de las principales afectaciones mecánicas de la rodilla. Por lo general, la meniscopatía se presenta mucho en deportes de contacto como el fútbol y el rugby, por ejemplo. Sin embargo, se puede producir en deportes donde la persona pueda realizar giros bruscos o movimientos de rotación de la rodilla con el pie fijo en el suelo, o en la posición de cuclillas.

Los meniscos son estructuras relativamente resistentes y elásticas, sin embargo, pueden lesionarse por diversas causas:
  • En personas más jóvenes, suelen darse las roturas por traumatismo o torsión importante de la rodilla. Generalmente se producen a raíz de gestos deportivos.
  • En personas de edad más avanzada, los meniscos pierden parcialmente sus propiedades de elasticidad y resistencia. En estos casos, las lesiones se producen más por microtraumatismos de repetición o sobreuso de la articulación.

Anatómicamente, los meniscos de la rodilla están firmemente anclados a diferentes estructuras osteomusculares:

  • Ambos meniscos poseen uniones firmes a los ligamentos de la rodilla (ligamentos colaterales, ligamentos cruzados…) y a la cápsula articular. Son estructuras que juegan un papel importante en la propiocepción y la estabilidad de la rodilla, y éste, a su vez, puede alterar la pisada y cadera.
  • Los meniscos también reciben inserciones de musculatura, como el músculo poplíteo, a nivel de la propia rodilla, y los isquiosurales, los cuales se extienden a lo largo de la cara posterior del muslo. Estas conexiones musculares otorgan a los meniscos un importante papel biomecánico.

Por tanto, ante una lesión meniscal (meniscopatía) pueden verse afectadas las cadenas miofasciales de miembros inferiores y tronco, pudiendo generarse tensiones en zonas alejadas de la propia rodilla.

En caso de haber padecido una lesión meniscal, la Fisioterapia será nuestra aliada a la hora de normalizar tensiones en los tejidos y dar pautas de ejercicios para recuperar una correcta estabilidad y un buen tono muscular.

Si os quedan dudas o padecéis una lesión meniscal y necesitáis más información, no dudéis en poneros en contacto con nosotras.

Koena Salud

Bilbao

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies