El dolor en las cervicales es una de las principales razones por la que los pacientes acuden a nosotras. Se trata de un dolor molesto y en la mayor parte de casos recurrente, que puede tener su origen en multitud de factores, a continuación os comentaremos los más comunes y como los tratamos desde las fisioterapia.

¿Porqué aparece el dolor en las cervicales?

La columna cervical es un conjunto de vertebras recubierto por multitud de músculos, ligamentos, tendones y tejido fascial, cuyas funciones principales son el soporte y la movilización del cráneo, junto con la protección de la médula.

Por lo que si alguna de las estructuras implicadas no funciona de una manera correcta se produce un desequilibrio que conlleva una hipermovilidad la cual irrita las estructuras que se anclan en dicha vertebra, produciendo así la sintomatología del dolor, aunque también puede aparecer quemazón, dolor irradiado, calambres, parestesias o incluso inmovilidad.

¿Cómo tratarlo ?

Lo primero que se debe de realizar es una correcta valoración ya que diferenciar cual de todas las estructuras es la que no funciona correctamente es fundamental. Vamos a dividirlo de una manera muy genérica según el tipo de tejido:

  • En caso de diagnosticar el trastorno en el tejido fascial, debemos realizar maniobras de tratamiento miofascial o cráneo sacro, tanto globales como analíticas. Ya que el tejido fascial es un tejido continuo y contectivo que recubre todas las estructuras corporales.
  • Si la disfunción es muscular podemos realizar técnicas invasivas como la punción seca, acupuntura, mesoterapia… o bien maniobras no invasivas como cinesiterapia, masaje, estiramiento, técnicas de contracción relajación muscular..etc.
  • A nivel vertebral podemos encontrar trastornos del movimiento en la vertebra por lo que podemos realizar maniobras osteopáticas de manipulación directa o bien manipulaciones indirectas con ayuda de la musculatura.
  • No debemos olvidar las estructuras lejanas que se anclan en la columna cervical, como es el caso de diafragma. Ademas de valorar el recorrido nervioso que también puede dar lugar a dolor en las cervicales.

¿Cómo evitar el dolor en las cervicales?

Evitar las posturas mantenidas durante mucho tiempo, sabemos que durante una jornada laboral resulta muy difícil pero si modificamos nuestra postura aunque sea unos segundos durante cada hora, colocando la espalda recta, la cabeza alineada con la columna y teniendo la sensación de que la nuca crece , mejoraría mucho el dolor cervical recurrente.

Lo ideal seria mantener un equilibrio muscular de la parte anterior y posterior cervical, por lo que realizar ejercicios suaves y específicos como el caso de pilates o gimnasia abdominal hipopresiva, ayudaran sin  duda a que no vuelva a aparecer el dolor cervical.

No debemos olvidar que el dolor en las cervicales puede ir acompañado de molestias en otras zonas o ser consecuencia de patologías en articulaciones vecinas, como es el caso de la articulación temporomandibular, las suturas craneales, patología en hombro…etc.

Para cualquier duda o tratamiento poneros en contacto, estaremos encantadas de resolver vuestras dudas y ayudaros a tratar vuestro dolor.

Koena Salud Fisioterapia y Podología.

Bilbao.

Fotografía realizada por Kepa Añibarro

 

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies