La semana pasada os hablábamos sobre las desviaciones de la Columna Vertebral y sus peculiaridades. Pues bien esta semana queremos enfatizar sobre otro tipo de curvatura que puede tener nuestra columna, las llamadas curvas escolióticas o Escoliosis.

Lo primero que debemos saber sobre la Escoliosis es que se trata de una deformidad de la columna vertebral, en la cual hay una desviación lateral del raquis, asociada a una deformación de las estructuras óseas que evoluciona en los tres planos del espacio. Se puede producir en cualquier lugar de la columna, lo que hace que normalmente aparecezca otra curva para compensar la primera deformidad y también pueden producirse momentos de evolución y de aumento de la deformidad.

Dependiendo del grado de movilidad del segmento escoliótico, el diagnóstico sera más favorable. Por ejemplo, si es un segmento flexible, que no se acompaña de rotación, ni de una curvatura importante tanto primaria como de compensación, nuestro tratamiento a nivel de fisioterapia será más efectivo.  En cuanto a los tipos de Escoliosis pueden variar de una curva, dos o tres curvas, las cuales pueden estar compensadas o descompensadas, lo que empeora el pronóstico.

Muchas veces nos preguntáis por las causas de la Escoliosis, pues bien son diversas; desde malformaciones congénitas, componentes alterados a nivel hormonal, alteraciones musculares a las que no se le han prestado atención durante la época de crecimiento, traumatismos directos, como podría ser el ejemplo de una intervención quirúrgica de corazón en la etapa de bebe.  La fisioterapia cada vez está estudiando más como pueden afectar las tensiones del parto y del postparto en el posterior desarrollo de la escoliosis en adultos.Por estos motivos la edad de aparición puede variar, ya que la Escoliosis puede aparecer en cualquier momento de la vida.

En cuanto a las repercusiones que tiene la escoliosis, tendríamos que tener en cuenta el nivel de las curvas, pero normalmente son las siguientes: respiratorias, funcionales (con posibilidad de futuras raquialgias), digestivas, posturales, alteraciones viscerales, dolor de espalda y cuello, dismetría de miembros inferiores, también pueden aparecer trastornos visuales y auditivos asociados.

Desde la fisioterapia podemos tratar todas las repercusiones anteriormente citadas bien con terapia manual, osteopatía, técnicas de corrección postural, plantillas, ejercicio terapéutico, fisiopilates..etc. Corregir la Escoliosis en su totalidad es algo casi imposible de conseguir sin cirugía. Lo que si podemos aportar es gran movimiento a las curvas, y trabajo a nivel global para que no aumenten. Con ello  evitaríamos las consecuencias negativas de las Escoliosis en caso de que el paciente las presente.

Siempre hay que colocarse en manos de profesionales sanitarios que realicen una correcta valoración y planificación del tratamiento. Estaremos encantadas de que contactéis con nosotras para cualquier duda o pregunta.

Koena Salud, Fisioterapia y Podología.

Bilbao.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies