Personalmente creo que es algo fundamental llegar al momento del parto sabiendo dónde dirigir el Pujo. Ya que conseguiremos realizar un Pujo más efectivo y eficiente. A continuación hablaremos de los diferentes tipos de Pujos que hay y de sus ventajas e inconvenientes.

Empezaremos hablando de la postura más eficiente para realizar el pujo. Independientemente de la posición en la que decidamos dar a luz tenemos que tener en cuenta varias cosillas:

  1. La espalda debe estar recta, es decir que no vayamos hacia delante a la hora de realizar los pujos, ya que el pujo entonces se dirige hacia el recto en vez de hacia la vagina.
  2. Que las rodillas estén ligeramente metidas para favorecer la movilización pélvica.
  3. El abdomen siempre debe estar activado en el momento del Pujo, para que la presión se dirija hacia la vagina de una manera más eficiente.

Siempre es bueno haber realizado un trabajo previo de masaje perineal para ayudar al tejido muscular a relajarse de forma adecuada.

En cuanto a los tipos de Pujos, vamos a dividirlos en tres opciones:

  • Pujo con inspiración bloqueada o en amnea:
    • Se trata de un Pujo rápido que consiste en que el diafragma desciende, la mujer empuja de forma voluntaria y contrae el abdomen.
    • Ventajas: Es muy eficaz para conseguir que el bebé salga.
    • Inconvenientes: Puede ser demasiado fuerte, siendo hiperpresivo para el suelo pélvico.  En ocasiones puede producir una reacción refleja de contracción tras el parto.
  • Pujo en espiración:
    • Este tipo de pujo es más lento y progresivo, realizando una espiración suave el diafragma sale del pujo y solo trabaja el útero y el abdomen.
    • Ventajas: la presión es más progresiva, es más fácil de orientar a vagina y da menos sensación de cansancio.
    • Inconvenientes: es más lento y por lo tanto no debemos usarlo en momentos en que exista riesgo para el bebé.
  • Pujo en hipopresivo:
    • Los hipopresivos están contraindicados en el embarazo por producir contracciones uterinas, pues bien durante el parto es justo lo que buscamos, así que podemos realizar algún Pujo en hipopresivo.
    • Ventajas: conseguimos una gran activación del útero.
    • Inconvenientes: debemos conocer la técnica.

Debemos recordar que los Pujos SIEMPRE se deben realizar hacia VAGINA. Hay veces que es difícil diferenciar en el momento del parto la vagina del recto, pero teniendo una buen preparación es algo relativamente fácil. Está claro que depende de lo móvil que esté la pelvis será más fácil notar la vagina. Recordad que aunque decidáis poneros la epidural, podéis variar la postura de parto a tumbada de lado. El movimiento de la pelvis es mayor y los pujos los realizaremos exactamente igual.

El Pujo es algo que somos capaces de realizar de forma fisiológica pero siempre esta bien practicarlo con un Fisiotereapeuta Especializado en Suelo Pélvico. Conseguiremos controlar los diferentes Pujos, veremos con cual estamos más cómodas y notaremos perfectamente la diferencia de empujar en una postura u otra. Al igual que diferenciaremos mejor nuestra vagina de nuestro recto.

Esperamos que os sea de ayuda y para cualquier consulta podéis poneros en contacto.

Koena Salud, Fisioterapia y Podología.

Bilbao.

Comparte..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, así mismo acepta que ha leído nuestro Aviso Legal, pinche los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies